Consejos para elegir una agencia de posicionamiento en buscadores

Conseguir visibilidad en buscadores es cada día un trabajo más complejo. Dedicarse a esta tarea requiere conocimientos muy amplios que incluyen: aspectos técnicos, conocimientos en marketing y comunicación y capacidad de análisis de negocio y análisis de datos. Cuando buscamos a un profesional del posicionamiento en buscadores, es fácil sentirse superado y tener dificultades para tomar una decisión adecuada. 

Con el fin de guiar a las empresas en esta tarea, Google ha lanzado reciemente un vídeo (desafortunadamente, solo en inglés) con consejos muy útiles acerca de cómo elegir una agencia SEO (o posicionamiento en buscadores).

Para facilitar más la tarea, Registros.com quiere contribuir con algunos consejos adicionales que faciliten la decisión todavía más a todos aquellos con poca experiencia en marketing online o en cuestiones técnicas.

EVITA LAS DECISIONES A LA LIGERA Y LOS QUE PROMETEN RESULTADOS RÁPIDOS

A diferencia de otras acciones de marketing online, los resultados de una estrategia de posicionamiento en buscadores requieren un periodo de tiempo bastante largo para ser visibles. Difícilmente, encontraremos casos en los que obtengamos resultados evidentes antes de 4 meses a partir de iniciar los primeros cambios (en el vídeo, Google afirma que puede ser necesario hasta un año para ver el efecto de las acciones realizadas).

Contratar una agencia con un compromiso de tiempo menor carece de sentido y, ya que hacerlo supone un gran compromiso, es importante tomarse el tiempo suficiente para evaluar que estamos tratando con profesionales honestos y cualificados.

Por lo tanto, desconfía automáticamente de todos aquellos que ofrezcan resultados rápidos. Aunque es posible obtenerlos, muchas veces es a costa de utilizar estrategias fraudulentas con alto riesgo de ser detectadas y penalizadas por Google.

MALAS SEÑALES: SÍ A TODO

Como decíamos, el posicionamiento es cada día más complejo. Aquello que funciona bien para un sector puede fracasar en otro. Por ese mismo motivo, un buen profesional de SEO puede prometer que realizará un trabajo consistente y que cada vez mejorará las opciones de que tu web alcance buenos resultados pero no puede prometerte  que alcanzará todo lo que le pidas.

En primer lugar, la aparición de la inteligencia artificial en la gestión de rankings en buscadores está haciendo que las reglas evolucionen cada vez más rápido. Eso hace que obtener buenos posicionamientos sea un proceso constante de prueba y error. El segundo motivo, igual de importante, es que tu empresa no depende solo de sí misma para alcanzar los primeros resultados sino que tanto la competencia como los propios buscadores juegan un papel esencial a la hora de definir dónde aparece tu sitio web.

MALAS SEÑALES: CUANDO SE HABLA SOLO DE PALABRAS CLAVE

Hubo una época donde el SEO giraba casi de forma exclusiva en torno de las palabras clave: las búsquedas que hacemos para encontrar un producto o servicio.

Las palabras siguen siendo importantes pero el SEO ahora va mucho más allá. Lo importante siempre es recordar que el objetivo que persigue Google es proporcionar el resultado que mejor responde a tu búsqueda.

¿Qué quiere decir eso exactamente?

  • Si buscas un producto, los buscadores quieren llevarte a tiendas online con buena reputación donde es fácil encontrar y comprar lo que buscas.
  • Si quieres informarte, su objetivo es llevarte a la web que ofrece la información más fiable y precisa acerca del tema elegido.
  • Si quieres entretenerte, intentarán conducirte al sitio web que más se ajuste a tus gustos.

Hace unos años, los buscadores tenían que buscar «señales» que les indicaran que una web era la adecuada para una determinada búsqueda: el contenido del sitio, las palabras que aparecían con más frecuencia,  las referencias en forma de enlaces desde otros sitios webs, etc.

Hoy los buscadores, disponen de muchísima información y son virtualmente capaces de averiguar el tiempo que un usuario pasa en una determinada página, si la visita en repetidas ocasiones y teóricamente podrían determinar si un usuario acaba realizando una compra en un sitio web en una o varias ocasiones.

Todo eso hace que en la base de cualquier trabajo de posicionamiento en buscadores se encuentre lo siguiente: hacer que tu web funcione correctamente para el objetivo que la concebiste.

Es decir, alcanzar una posición alta para una palabra clave solo nos servirá siempre que el usuario encuentre aquello que busca y tenga una buena experiencia. De lo contrario, a la larga, los buscadores irán perdiendo confianza en nuestro sitio y le darán cada vez menos visibilidad.

BUENAS SEÑALES: INTERÉS POR TU NEGOCIO

Como afirma el vídeo de Google, es muy difícil hacer un buen trabajo en SEO sin entender el objetivo de la web que estas ayudando a promocionar. Una agencia que no se interesa por quiénes son tus clientes, competidores o qué es lo que hace especial a tus productos, difícilmente va a conseguir ayudarte.

A diferencia de lo que cree mucha gente, el trabajo de posicionamiento en buscadores a alto nivel requiere buenas dotes de comunicación y de comprensión del negocio. No solo es necesario ser capaz de hacer que la web hable el idioma de nuestro cliente, sino que también requiere un trabajo de creación de una red de contactos en la industria en la que trabajamos y, por encima de todo, entender los objetivos y la estrategia de la empresa.

BUENAS SEÑALES: GRANDES COMUNICADORES

Especialmente para proyectos grandes, un profesional de posicionamiento en buscadores tiene que hablar (y entenderse) con perfiles muy diversos: diseñadores, departamento de márketing y comunicación, programadores, dirección, etc.

En parte, el trabajo en este área consiste en educar a diferentes partes de la empresa acerca del funcionamiento de los buscadores para que así sea más fácil unir y coordinar esfuerzos.

Por eso, si bien no es un requisito absolutamente indispensable, un SEO que es capaz de explicar una tarea, métrica o estrategia compleja de posicionamiento en buscadores de una forma que tú puedes entender lleva la marca de un gran profesional.

BUENAS SEÑALES: TRANSPARENCIA

Cualquier proveedor que quiere atarte como cliente a toda costa cuando no te está siendo útil es un mal negocio. En esos caso, si se trata de una agencia de marketing online, lo habitual es intentar confundir al cliente con terminología oscura, datos sesgados o informes demasiados complejos para ser entendidos para alguien sin experiencia.

Un buen profesional en cambio, sabe que en ocasiones es posible que su trabajo produzca resultados inferiores a lo esperado. Al fin y al cabo, hay muchas cosas que se escapan a su control: desde el producto, hasta las dinámicas internas de la empresa pasando por el entorno de mercado. En ese caso, lo más inteligente para la agencia es aconsejar bien el cliente y pasar los recursos a otro proyecto donde el trabajo pueda ser más efectivo. Lo que consigue la agencia es dirigir sus esfuerzos a proyectos que puedan crecer y donde tengan más opciones de mantener al cliente durante más tiempo. A la vez, evitan conflictos y mala reputación que puedan perjudicar su negocio a largo plazo.

Por todas esas razones, un buen profesional o agencia de SEO siempre te ayudará a definir y controlar aquellas métricas que sean fáciles de entender y seguir para ti. Las más básicas son las siguientes:

  • Número de visitas desde buscadores (que permanecen en la página un mínimo de tiempo).
  • Incremento de ingresos desde buscadores.
  • Mejora en las posiciones de determinadas palabras clave.

No solo eso, el trabajo de posicionamiento en buscadores requiere mucha experimentación y los avances se consiguen en parte gracias a procesos de prueba y error.  Unas métricas claras y transparentes permiten a todos ver rápidamente cuando algo no está funcionando y tomar medidas para corregirlo.

CONSEJO: EMPIEZA SIEMPRE CON UNA AUDITORÍA

Tal como indica Google, una buena forma de empezar a trabajar es solicitar una auditoría inicial (que a menudo será de pago). Si bien requiere una inversión, ésta siempre será menor que comprometerse medio año con la agencia equivocada.

Alguien que presente una auditoría poco estructurada, con sugerencias confusas y métricas poco contrastables, tiene pocas posibilidades de ser capaz de guiarnos en la creación de una buena experiencia de usuario y mejorar la comunicación de nuestra web para hacerla más accesibles tanto a buscadores como a nuestros propios clientes.

En la auditoría lo que le pedimos a la agencia o profesional es que:

  1. Evalúe nuestra situación actual.
  2. Detecte las principales debilidades y oportunidades de nuestro sitio web.
  3. Sugiera acciones concretas a seguir, especificando lo que se espera obtener.
  4. Indique métricas que permitan determinar si las acciones sugeridas han funcionado.
  5. Dé una idea general de la estrategia a seguir a medio – largo plazo para mejorar la visibilidad de nuestro sitio web.

Idealmente, tal como sugiere Google, es interesante que la auditoría indique en cada acción algún enlace o documento (bien de Google o de algún sitio web reputado) que respalden las sugerencias.

Ya sea por desconocimiento u otro motivo, es más frecuente de lo que sería recomendable utilizar estrategias erróneas o desactualizadas que pueden perjudicar enormemente tu negocio. Por ese motivo, cualquier información externa que valide nuestra estrategia, acaba beneficiando a todo el mundo.

Ilustración: Designed by Freepik