Trucos para elegir un dominio

Cuando lanzamos nuestra empresa, nuestro producto e incluso nuestro propio blog muchas veces nos encontramos con la siguiente duda ¿qué dominio registramos? La decisión es importante porque un buen dominio a que nuestros usuarios nos recuerden mejor y a generar confianza para nuestro negocio.

¿Qué extensión registro?

La extensión en un dominio es la parte que va detrás del punto (.com, .es, .com.ar, etc.). Si puedes, registra siempre el “.com” y además la extensión correspondiente a tu país (.es para España, .com.mx para Mexico, .cl para Chile, etc.). En cualquier caso, deberías tener uno de los dos y, si puedes, registra las variaciones más habituales (.net, .info, .org).

Longitud

Cuanto más breve es un dominio (siempre que sea fácil de pronunciar) más fácil de recordar. Así de simple.

Pronunciable

Es obvio que si una palabra es fácil de pronunciar, es más fácil de memorizar. Y si es posible que sólo haya una forma de escribir el dominio cuando lo pronunciamos, todavía mejor.

Genérico o inventado

Se conoce como genérico un dominio que está formado por una palabra de diccionario (por ejemplo, regalos.com o coche.es). Estas palabras pueden ir bien para posicionarnos en buscadores. Sin embargo, para desarrollar una marca, es siempre mejor utilizar un término inventado que podamos moldear a nuestra imagen y semejanza.

¿Qué tipo de webs albergan dominios similares?

Cuando registramos un dominio, es absolutamente recomendable ver qué tipo de webs están alojadas en los dominios similares al nuestro (por ejemplo en el caso de coche.es, revisaríamos coches.es, coche.com, coche.net, etc). Así nos ahorraremos confusiones y sorpresas que pueden afectar a nuestra imagen de marca.

Y lo último más importante…

Que tus dominios suenen bien, que transmitan tu identidad y que tengan fuerza. Eso te ayudará a mejorar tu comunicación y facilitará tu trabajo de marketing y desarrollo de imagen de marca.

 

Fotografía: Choose Your Next Step Wisely Sidewalk Street Chess Grand Rapids Art Museum por Steven Depolo