Tipos de dominios

¿Qué tipo de dominio es el adecuado para mí? Elegir el dominio que más nos conviene nos permitirá que nos encuentren y nos recuerden con más facilidad. Existen varias clases y categorías de dominios y conocerlas puede ayudarnos a encontrar el dominio ideal para nuestro proyecto web.

Los dominios se dividen en varios tipos en función de diferentes categorías:

Clases de dominios por significado

A la hora de elegir un dominio, esta es seguramente una de las categorías más importantes a a la hora de decantarse por un dominio u otro. Elegir un tipo de dominio determinará en gran medida qué enfoque tomaremos para el desarrollo de nuestro proyecto. En función del significado, los dominios se agrupan en cuatro clases:

  • Dominios descriptivos
  • Dominios «inventados» o de marca
  • Siglas o acrónimos
  • Nombres propios

Dominios descriptivos

Como el nombre indica, este tipo de dominios «describe» el tema que trata la web utilizando palabras y expresiones de uso común. Algunos ejemplos serían «hoteles.com»,  «alquileroficina.com» o incluso «registros.com».

Este tipo de dominios presentan la ventaja de son muy fáciles de recordar y pueden ayudarnos a conseguir visitas más rápidamente obteniendo una mayor visibilidad en buscadores, ya sea a través del posicionamiento natural o bien mediante publicidad.

Por otra parte, al estar compuestos de palabras conocidas, el dominio evoca familiaridad lo que a su vez otorga de forma automática al dominio un cierto grado de confianza que puede verse potenciada o destruida en función de la experienca de usuario que ofrezcamos a través de nuestra web.

A los dominios descriptivos también se les suele llamar «dominios genéricos» o «dominios de palabra clave» (si bien esta denominación es más común en inglés que en español). Sin embargo, la denominación «dominios genéricos» suele dar lugar a confusión ya que también se denomina a un tipo de dominio en función de su extensión.

Dominios «inventados» o de marca

Este tipo de dominios está formado por palabras inventadas (como «Sony», «Nintendo» o «Microsoft»). También se consideran dominios de marca aquellos que utilizan una palabra real para referirse a un producto o servicio que no tiene relación directa con el significado de la misma. En este grupo se encuentran dominios como Apple.com, Amazon.com, Clarin.com.ar o LaNacion.cl.

La principal ventaja de este tipo de dominios es que es «moldeable» y nos permite construir una identidad de marca definida desde el principio que, a la larga, nos permitirá ser más reconocible que con las otras categorías de este grupo (excepto en el caso de los nombres propios).

Siglas

Este tipo de dominios están formado por las iniciales de un grupo de palabras. Ejemplos de siglas comunes son: AFA (Asociación del Fútbol Argentino), DNI (Documento Nacional de Identidad) o CSE (Consejo Superior de Educación).

Los dominios construidos a partir de siglas tienen la gran ventaja de que son muy fáciles de recordar y de acceder a ellos debido a su brevedad. La mayor contrapartida, sin embargo, es que este tipo de dominios rara vez se encuentran disponibles ya que una combinación de siglas puede representar a diversas empresas o instituciones.

Nombres propios

Para proyectos o webs con un fuerte caracter personal (como por ejemplo un blog personal o el sitio web de un artista), los dominios formados por nombres propios son casi siempre la mejor opción.  Algunos ejemplos notables de este tipo de dominios son: ikerjimenez.com o cindycrawford.com.

Tipos de dominios por tipo de extensión o área geográfica

Cuando se habla de tipos de dominios las referencias más comunes suelen hacerse a las siglas «gTLDs» o «ccTLDs». Estas siglas simplemente hacen referencia al ámbito geográfico de la extensión del dominio, también conocida como «TLD» (en inglés, Top Level domain).  «.com», «.ar», «.mx» o «.cl» son ejemplos de extensiones.

gTLDs o dominios genéricos

Los gTLDs fueron los primeros tipos de dominios en aparecer. La sigla «gTLD» significa «Generic Top Level Domain» y hace referencia a aquellos dominios creados para tener un uso internacional, es decir, están pensados para que cualquier usuario del mundo pueda registrarlos y utilizarlos.

Los gTLDs más populares son .com, .net o .org. Este tipo de dominios, particularmente los dominios.com, son los dominios más populares y conocidos en todo el mundo. Por ese motivo, siempre se recomienda registrar la versión con el  «.com» del dominio que queramos registrar (siempre que esté disponible).

Además de su popularidad, los gTLDs presentan la ventaja de que suelen ser más fáciles de gestionar y registrar que los ccTLDs o dominios territoriales.

nTLDs o nuevos dominios

nTLD (o New Top Level Domain) es la denominación que se da a los dominios genéricos (o de uso internacional) aparecidos a partir de 2013 para proporcionar a los usuarios nuevas alternativas ante la creciente escasez de dominios .com disponibles. Algunos de estos dominios son: .vip, .online, .club, etc.

En total, en los últimos años han aparecido más de 1.000 nuevos dominios pero solo algunos de ellos están consiguiendo adquirir la suficiente relevancia. Algunos de los que parece que están empezando a consolidarse son los dominios .top, .club, .vip, .online y .shop, además de algunos nuevos dominios que hacen referencia a ciudades o regiones : .nyc (New York City), .london (London) o .tokyo (Tokyo)

Dominios territoriales

Dominios territoriales, nacionales o ccTLDs

Los dominios territoriales, también conocidos como ccTLDs (country-code Top Level Domains, en inglés) son los dominios asociados a un país. Las extensiones de estos dominios siempre están formadas por dos letras y se crearon con la intención de ofrecer a cada país un dominio propio para sus ciudadanos.  Ejemplos de dominios territoriales son .cl (Chile), .ar (Argentina), .mx (México), .es (España), etc.

A diferencia de los dominios genéricos, cada dominio territorial está gestionado por una entidad del país correspondiente (por ejemplo, NIC.AR en Argentina o Nic Chile en Chile). Cada una de ellas puede definir independientemente los requisitos, procedimientos, precios y demás aspectos de un dominio de país.

Por ese motivo, las condiciones y los precios de registro de dominios de distintos países pueden variar enormemente: los dominios .AR en Argentina, por ejemplo, requieren poseer residencia en el país, identificativo y clave fiscal y darse de alta en el sistema de trámites a distancia. Para registrar un .CL, solo debemos tener dirección en Chile. En el otro extremo, los dominios .MX se pueden registrar sin requerimientos especiales.

Algunos dominios nacieron como dominios territoriales pero han vendido sus derechos de gestión a empresas privadas que los comercializan como dominios genéricos. Ese el caso de los dominios .CO (Colombia) que pretenden convertirse a una alternativa a los dominios .COM. Otros ejemplos, los dominios .TV (identificados como «televisión») corresponden a Tuvalu, un país formado por un grupo de islas en Oceanía.

Dominios esponsorizados o sTLDs

Este es el grupo de dominios menos conocido de esta categoría. Los dominios esponsorizados son dominios destinados a ser utilizados por una industria o grupo de interés y que están patrocinados por una organización que pertenece al mismo. Los dominios esponsorizados son dominios «especializados» pensados para ser utilizado para un tipo específico de empresas y usuarios y, por ese motivo, tienen condiciones de registro muy restrictivas.

Ejemplos de este tipo de dominios son: .aero (industria aeronáutica), .edu (instituciones educativas), .gov (Gobierno de los Estados Unidos) y .museum (Museos).

Clases de dominios en función de su estructura

Esta categorización es probablemente una de las menos relevantes para la mayoría de usuarios. El término «dominio» en origen hace referencia al ámbito que abarca cada una de las cadenas de caracteres que forman un dominio y que están delimitadas  por un punto («.»).

Los dominios en esta clasificación se agrupan por niveles y se leen de derecha izquierda. Tomemos por ejemplo una dirección como www.registros.com.

  • .com => Dominio de primer nivel . También conocido como TLD (Top Level Domain).
  • .registros => Dominio de segundo nivel.
  • www => Dominio de tercer nivel o subdominio.

La mayoría de extensiones están formadas simplemente por dominios de primer nivel (.com, .net, .cl, .es). Sin embargo, algunos países decidieron crear dominios cuya extensión está formadas por dos niveles (.com.ar, net.ar, .com.mx, .com.br, .net.br, .com.es, .org.es). Este tipo de dominios se conoce como dominios de segundo nivel.

La intención de las entidades responsables de este dominio era habitualmente reservar el dominio principal (.ar, .mx, br) para usos más restrictivos (por ejemplo, agencias del gobierno) o bien ofrecer un mayor número de opciones a los ciudadanos de un país a la hora de elegir un nombre de dominio.

Por último, dentro de esta categoría se encuentran los subdominios que son como «carpetas» dentro de un nombre de dominio que sirven para configurar distintos tipos de usos o servicios. El subdominio más habitual es «www» pero otros subdominios comunes con los que nos podemos encontrar son «ftp» (transferencia de ficheros) o «mail». Los subdominios son ilimitados y los podemos utilizar para ofrecer diferentes tipos de información o servicios dentro de un mismo dominio. Por ejemplo, si en registros.com quisiéramos crear un apartado especial de ofertas podríamo alojarlas bajo el dominio ofertas.registros.com.

Categorías de dominios especiales

Además de todas las categorías ya expuestas, queríamos hacer mención a dos categorías adicionales: los domain hacks (o «dominios con truco») y los IDN (dominios internacionalizados o Internationalized domain names).

Domain Hacks

Los domain hacks son dominios que utilizan las extensión para construir una palabra o nombre. De esta forma podríamos utilizar la extensión .do (de República Dominicana) para crear el dominio «aiki.do». También, si tecleamos youtu.be (.be es la extensión nacional de Bélgica) iremos a parar a Youtube.com igualmente y Google también utiliza un domain hack para su acortador de URLs: goo.gl (.GL es el dominio territorial de Groenlandia).

Si bien los domain hacks son creativos e ingeniosos, presentan un serio problema: los usuarios tendemos a recordar la palabra que hemos construido como una unidad. Eso quiere decir que, siguiendo los ejemplos anteriores, después de acceder a aiki.do, tenderemos a recordar la palabra «aikido» y, al regresar al sitio, frecuentemente intentaremos acceder utilizando el dominio «aikido.com» (o la extensión más popular en nuestra región).

Es por ese motivo, que el uso de domain hacks solo se recomienda para usos secundarios (principalmente redirecciones a nuestra cuenta de email o al dominio principal de nuestro sitio web).

Dominios internacionalizados o IDNs

Por último, existe otra categoría especial de dominios conocida como «dominios internacionalizados». Cuando se creó el sistema de nombre de dominios,  se hizo desde una mentalidad puramente anglosajona. Como resultado, el sistema de nombre de dominios solo permitía registrar dominios con caracteres existentes en inglés. Es decir, en origen no era posible registrar dominios que incluyeran acentos o la letra «ñ».

Con el fin de subsanar esta situación, muchos años más tarde apareció el protocolo IDN que permitía utilizar caracteres no anglosajones en los nombres de dominio. Esto abrió la puerta a que fuera posible registrar dominios como «diseño.com» o «águila.com» pero también dominios con caracteres de otros idiomas (como japonés o árabe).

Igual que ocurre con los domain hacks, no es aconsejable utilizar un dominio IDN como dominio principal. En los nombres de dominios, la fuerza de la costumbre es muy poderosa y con los años nos hemos habituado a utilizar dominios sin acentos y «ñ». Por ese motivo, solo sería recomendable registrar el dominio «diseño.com» si también disponemos del dominio «diseno.com» ya que muchos usuarios utilizarán esta variación al intentar acceder a nuestra web.